Proveedores, producto, temporada, clásicos, modernos…

Estas son algunas de las claves de la nueva cocina de la Cigaleña. Nueva porque hemos actualizado algunos de nuestros platos emblemáticos respetando el producto mientras le damos una vuelta de tuerca. Clásica porque mantenemos algunas de las elaboraciones que llevan con nosotros muchos años.

Abrimos boca con nuestro jamón ibérico de Los Pedroches, la chistorra de Lasarte, las anchoas de Santoña o los pimientos de Padrón. En temporada nada mejor que un tataki o tartar de bonito. Platos que no pasan de moda y que invitan a compartir.

Descubre la nueva Cigaleña con nuevas propuestas como las verduras al dente, los pimientos rellenos de picaña, las patas de pulpo ahumadas al momento o el sorprendente pescado de roca frito.

Bacalao asado con pilpil de hongos, bocaditos de merluza, nuestro chuletón o los callos de la Cigaleña ahora conviven con nuevos platos que queremos que formen parte de nuestra nueva historia. Tienes una pintada que servimos bien estofada a “la cuisse” o en un soberbio arroz, pleno de sabor. Puedes probar nuestro bacalao asado con puerros o el taco de bonito encebollado. Y pregunta siempre por los platos del día en base a lo que compramos en el mercado, podemos sorprenderte con un lomo de salmonete con jugo de sus espinas y puré cremoso de calabaza o con una deliciosa ventresca natural de bonito.

Mantenemos nuestras tablas de quesos km. 1.000 con las que abres paso a nuevos postres como la fantástica tarta fea de chocolate, el tiramisú Cigaleña o la tarta de queso.